SoloMujeres Página Principal
Buscar el sítio nuestro

Centro de Salud
Pérdida de Peso
Sexualidad
Medicina Natural
Nutrientes y Alimentos
Enfermedades Crónicas
Ginecología y Obstetricia
Piel y Belleza
Enfermedades Infecciosas
Trastornos Emocionales
Pediatría
Aparato Digestivo
Tópicos Generales
Página Principal
Tópico de la Semana
Pregunte a la Dra
Respuestas de Salud
Dieta para Latinas
Colección de Consejos
Desarrollo Personal
Centro de Meditación
Spa-Centro de Ejercicio
LatinaTV
Periódicos Hispanos
Recursos de Salud
Recetas Saludables
Librería de Salud
Librería de los Test
Padece usted de insomnio?

El insomnio es uno de los problemas de salud más comunes. Las mujeres y los pacientes con historia de depresión presentan insomnio más frecuentemente, así como también las personas de edad avanzada porque los patrones de sueño cambian con la edad.

El insomnio es la dificultad persistente de conciliar el sueño, fallo en dormir a través de la noche, despertarse mas temprano de lo usual para la persona, despertarse frecuentemente durante el sueño y no poder dormirse de nuevo o sentirse cansado después de varias horas de sueño.

Los patrones de sueño son diferentes para cada individuo. Sin embargo, el ser humano funciona en un ciclo natural que se repite cada 24 horas llamado "ritmo circadiano" donde la mayoría de los adultos duermen de 6 a 8 horas, usualmente por la noche y sin interrupción.

La forma más común de presentación del insomnio es la "transitoria" (trastorno temporal de los patrones de sueño). Puede manifestarse también en forma "intermitente" (períodos alternos de insomnio y sueño normal) o presentarse como insomnio "crónico" (constante).

El insomnio puede estar asociado a stress, cambio de horarios de sueño al viajar, cambiar de trabajo, un nuevo lugar de vivienda, cafeína, drogas, alcohol, medicamentos (para la presión alta, diuréticos, esteroides, teofilina, hormona tiroidea) y factores ambientales como ruido o mucha luz.

La mitad de los pacientes con insomnio presentan factores psicológicos asociados a problemas maritales o de los niños, enfermedad del aparato digestivo, enfermedades del corazón, riñón, hígado, páncreas, pulmón, diabetes, ronquido y frecuentemente acompaña la menopausia al asociarse con los "calores" del cambio hormonal que despiertan a la mujer por la noche.

El insomnio crónico es un trastorno más complejo asociado a depresión, abuso de drogas y estados de ansiedad y puede producir falta de concentración, fatiga crónica, falta de energía e irritabilidad. Al estar la persona deprivada de las horas normales de sueño que el cuerpo necesita, se pueden presentar trastornos del sistema inmune (de defensa del organismo) con baja producción de las "células asesinas naturales" que nos defienden de enfermedades.

El insomnio transitorio o intermitente por lo general no requiere tratamiento ya que está asociado usualmente a causas que se pueden corregir como el cambio de horario al viajar (jet lag), o episodios de stress. Sin embargo, estará recomendado en algunos pacientes la utilización de medicamentos para dormir ya sean farmacéuticos o naturales.

Para el tratamiento del insomnio crónico se necesita una evaluación del paciente en forma más detallada ya que el trastorno es más complejo y pueden aplicarse terapias combinadas con medicamentos, ejercicios de relajación, terapia de comportamiento y reacondicionamiento para volver a adquirir los patrones normales de sueño.

Cada año, 5 millones de personas utilizan medicamentos para dormir, pero afortunadamente, los médicos ya no prescriben estas drogas con tanta frecuencia, por los conocidos efectos (sobre todo de los barbitúricos) de producir adicción, peligro de sobredosis y la contraindicación de combinar estas drogas con alcohol (depresión del sistema nervioso central).

Entre los tratamientos que ofrece la medicina alternativa se nombrar ejercicios de relajación, ya sea controlada (casete) o yoga. La aromaterapia recomienda aceites esenciales de manzanilla (chamomile), lavanda (lavender), neroli, rosa y mejorana ( marjoran) aplicando unas gotas al agua del baño antes de acostarse, o a un pañuelo o la funda de la almohada para inhalar al dormir.

El ejercicio aeróbico como la caminata es fundamental en el tratamiento del insomnio, se recomienda caminar de 3 a 4 veces por semana, por la mañana o la tarde, ya que dará más energía y ayudará a dormir mejor.

Los herbólogos recomiendan tomar té ½ hora antes de acostarse, puede ser de manzanilla, pasión flower (Pasiflora incarnata), St John"s Worth y valeriana.

Los homeópatas recomiendan Nux vómica para estados de ansiedad, Muriaticum acidum para problemas emocionales y otros remedios dependiendo de la historia clínica del paciente.

La melatonina hormona secretada naturalmente por la glándula pineal, se nombra como inductora del sueño sin efectos secundarios. Se puede encontrar ahora en las tiendas de productos naturales.

Asegúrese que su habitación esté oscura y sin ruidos y tendrá más posibilidades de un buen dormir. No se recomienda ver televisión antes de acostarse, ya que puede producir estimulación. Antes de dormir puede leer por ½ hora una lectura no complicada o escuchar música suave preferiblemente música clásica.


Aviso: La información en la página "SoloMujeres" no pretende substituir el consejo médico.
Consulte a su médico ante cualquier duda sobre su salud o antes de iniciar una nueva terapia, dieta o programa de ejercicio físico.
Centro de Salud
| Pregunte a la Dra | Tópico de la Semana | Respuestas de Salud | Librería de Salud | Latina TV
Clínica SoloMujeres | Dieta para Latinas | Periódicos Hispanos | Recursos de Salud | Recetas Saludables | Aflia tu Contenido
Consejos de Dieta | Desarrollo Personal | Spa-Centro de Ejercicio | Centro de Meditación | Librería de los Test | Página Principal
© 2000-1 SoloMujeres. Todos los derechos reservados.
Copiar o re-distribuir información sin el consentimiento escrito de Solo Mujeres es prohibida estrictamente por ley Internacional.